jaime rojas
 
mapa site
 
contactos
 
INTRANET
 
eventos
 
 
 
telefono
Noticias
 
  COMO MANTENERNOS SANOS Y NO MORIR EN EL INTENTO.
 
    Regresar al Listado
   
 
 

18/09/2013

Siguiendo la línea editorial de las últimas semanas, le dedicaremos hoy el artículo a la salud cardiovascular y a otras como un tema general. Mucha gente de manera errónea cree que cuidar su sistema cardiovascular es solo hacer ejercicios, comer sano (bajo consumo de grasas, de sal y aumentar el consumo de frutas y vegetales) y adicionalmente no abusar de sustancias tóxicas  como el alcohol u otras drogas legales (aunque las ilegales también entran en este juego) así que hay que hablar claro en cuanto a lo que nos puede mantener “sanos”.

Todo eso (lo nombrado anteriormente) ayuda a mejorar nuestro organismo, esta máquina que conocemos como cuerpo humano, pero que no solo es eso una máquina, también el cuerpo es un conjunto de ideas, sentimientos y emociones, pensamientos e instintos, y que conforman lo que llamamos la psicología humana. Esta área tan importante y poco tomada en cuenta es la responsable de nuestra salud, ya que es quien da las órdenes a la máquina humana para actuar y con ello realizar actividades, tener habilidades y mantener conductas y hábitos que finalmente determinaran nuestro estado de salud. El concepto de salud abarca más allá de lo orgánico, y si analizamos el concepto desde la perspectiva de la OMS vemos que están incluidas como la parte bio-psico-social del concepto de salud.

Muchos se podrían poner a pensar y como mi psicología puede afectar mi salud, descubrirían que la relación es directamente proporcional a nuestro estado actual. Veamos un ejemplo práctico: si soy una persona activa, pero cuyo nivel de estrés es alto como consecuencia de una vida indisciplinada en hábitos alimenticios y/o psicológicos, como tomar licor en exceso u otro “vicio u adicción” como fumar, puede que nos alimentemos bien, pero no hay equilibrio entre lo que comemos y lo que hacemos, los hábitos se convierten en nuestros propios enemigos y nuestros paradigmas de vida, en nuestros sinergistas para traer a futuro patologías asociadas con nuestros malos hábitos.

Nuestra psicología tanto individual como social determina mucho de lo que será nuestro estado de salud. Cuando somos muy jóvenes hacemos cosas sin sentido y con consecuencias posteriores que determinaran nuestros “achaques” de vejez. Otro ejemplo de esto es que muchos adolescentes escuchan música a alto volumen y eso a la larga deja secuelas en el aparato auditivo que determinan una sordera precoz en muchos adultos jóvenes, que terminan o con una prótesis auditiva o con un aparato para escuchar mejor, y todo por la falta de moderación en una edad temprana.

Y esto no es solo una consecuencia orgánica, termina convirtiéndose en psicológica por las repercusiones en edades avanzadas, un nivel adicional de estrés por las deficiencias sensoriales, entonces no se trata de cuidar solo nuestro sistema cardiovascular y pulmonar, se trata de que no somos solo un corazón y pulmones, o un estómago e intestinos, o una máquina de hacer niños. Somos un conjunto de componentes individuales, pero con la tendencia cierta a ser sociales, debemos cuidar cada aspecto que nos conforma desde nuestra individualidad hasta nuestra relación social con nuestra familia, amigos y conocidos y desde los puntos personal y profesional, todo eso, es lo que constituyen los elementos psicológicos que determinaran nuestra salud en el tiempo. 

Cuidarnos implica observar lo que hacemos y no solo dejar un hábito o no hacer una comilona llena de grasa, es mucho más que eso, y va más allá de lo que nos imaginamos de forma ordinaria. Debemos tener un equilibrio, entre lo interno en nosotros (nuestra mente, nuestros sentimientos y pensamientos) y lo externo (nuestras relaciones con el medio y con otros individuos y seres vivos), sin equilibrio interno y externo, no puede haber salud, es parte integral de lo que somos, inherente a nuestra vida como el aire que respiramos, y eso es en verdad lo que determinara la calidad de vida que tendremos cuando tengamos 50 años, 75 años y más si es que alcanzamos edades avanzadas, la idea no es llegar a viejo todo demacrado, la idea es llegar a una edad avanzada con un excelente estado, lucidez mental y eso si es calidad de vida.

Muchos no lo ven, sino cuando ya tienen 50 años o más y cuando ya las consecuencias de muchos de nuestros actos y hábitos hacen mella en la máquina humana o cuando alguna enfermedad degenerativa, un cáncer, una infección severa en alguna parte del cuerpo nos lleva a hospitalización en algún momento de nuestras vidas, o cuando nos vemos ante la perspectiva de morir sea de forma aguda o crónica, es cuando reflexionamos y buscamos un nuevo sentido a la vida que hemos llevado, tratando (muchas veces ya en vano) de corregir nuestro modo de vida, para vivir algo más, pero con una mejor perspectiva desde ese momento crítico, y repito, nadie lo ve,  sino cuando esto pasa.  No pensamos en nuestra familia, nuestros padres, nuestros hijos, ni en nosotros mismos.  Es la tragicomedia de la raza humana, se preocupa mucho por lo que se ve fuera de sí mismo, y termina perdiendo lo que lleva por dentro y por fuera orgánicamente hablando, de sí mismo.

Quizás el sistema cardiovascular sea quien avise de forma más abrupta, pero otros sistemas, como el digestivo, el reproductor o el metabólico, se ven afectados de una u otra forma durante nuestra vida,  y muchas veces lo dejamos pasar porque no le prestamos atención, a menos que interrumpa nuestras actividades “normales” y nos saquen de la rutina diaria de forma temporal o permanente, depende del caso y situación.

Los sistemas Digestivo y metabólico, manifiestan las patologías que se relacionan con nuestro peso y masa corporal, y lo más frecuente es ver casos de obesidad, sobre todo la mórbida, que acaban pronto con muchas vidas que podrían ser más constructivas si se dedicaran a su cuidado en los aspectos que he nombrado.

Finalmente resumimos que la salud es un estado integral, de lo físico y orgánico, visible y medible, con lo psicológico, intangible y poco equilibrado en la mayoría de los seres humanos, que hace que no haya un sentido real de salud en la raza humana, sino hasta que toma conciencia de su verdadero fin, que es el de aprender a ser feliz ante cualquier circunstancia, ayudar a otros proteger su medio ambiente y a los suyos, y tener ese equilibrio psíquico, que implica equilibrio emocional, mental, sentimental y de pensamientos e ideas, integrándonos de forma natural con nuestro ambiente y fortaleciendo las relaciones humanas a través de este equilibrio, que nos brindaría calidad de vida y salud, quizás hasta una edad tan avanzada como 120 años, que es lo que los científicos en varias partes del mundo dicen que sería realmente el promedio de vida de un ser humano.

Dr. Osmán Argüello, MsC BMI

 

   
 
 
| INICIO | QUIÉNES SOMOS | PRODUCTOS | EXPERIENCIA COMERCIAL | REPRESENTADAS | SERVICIO TÉCNICO | NOTICIAS | EVENTOS | MAPA DEL SITIO |
Of. Principal: Calle Enrique Palacios 335 Of. 201 – Miraflores
Serv. Técnico: Jr. García y García 870 – Barranco
Sala de Ventas: Av. Emancipación Nª 604 - Lima
E-mail: ventas@ajaimerojas.com - Fax: 705-6539
Horario de atención:
De Lunes a Viernes de 08:00 am a 06:00 pm.
Servicio Técnico:
serviciotecnico@ajaimerojas.com
  Políticas de Privacidad y Términos de Uso
facebook youtube skype webmail
Copyright © 2015 A. JAIME ROJAS - Lima - Perú. Todos los derechos reservados